Competencias emocionales: la mejor apuesta para momentos difíciles

competencias emocionales en momentos dificiles
Existen numerosos estudios que demuestran la unión entre emoción e inteligencia, emoción y razón.  En el caso de los seres humanos el desarrollo de la inteligencia se considera como inseparable del desarrollo de las emociones. Tanto es así, que un déficit de emoción puede provocar la disminución del razonamiento.

Charles Darwin, en su momento, fue quien realizó el primer esfuerzo serio por estudiar científicamente las emociones, llegando a la conclusión de que las conductas emocionales evolucionaron porque de alguna manera beneficiaron a aquellas especies que las utilizaron de forma efectiva.

Ibarrola (2004) define la emoción como una “reacción que se vivencia como una fuerte conmoción del estado de ánimo; suele ir acompañada de expresiones faciales, motoras, etc. y surge como reacción a una situación externa concreta, aunque puede provocarla también una información interna del propio individuo”. Las emociones son fenómenos multidimensionales caracterizados por cuatro elementos:

  • Cognitivo (cómo se llama y que significa lo que siento).
  • Fisiológico (qué cambios biológicos experimento).
  • Funcional (hacia donde dirige cada emoción mi conducta).
  • Expresivo (a través de que señales corporales se expresa).

Esta misma autora indica que el sentimiento es más duradero que la emoción, pues se trata de una actitud originada a partir de una emoción, pero que perdura. Todo sentimiento se encuentra filtrado por la razón, consiste en una percepción sensorial y predispone a responder con una determinada emoción. Existen autores que consideran al sentimiento como el componente cognitivo de la emoción, para otros los sentimientos son emociones voluntarias.

Así, las experiencias emocionales de cada persona quedan configuradas por la interacción entre la herencia, historia de vida y el medio con el que nos relacionamos. Dichas experiencias van conformándose a lo largo del proceso de aprendizaje y del establecimiento de las relaciones sociales, de modo que las personas vamos configurando unos esquemas emocionales basados en la experiencia y en temperamento. Dichos esquemas se basan en el estilo de respuesta emocional que caracteriza a cada una de las personas.

Todo ello conlleva la idea de que la educación debe contribuir al desarrollo de habilidades relacionadas con el control emocional, aspecto básico para la salud mental y la convivencia.

Una niña o niño, que sabe cómo gestionar sus emociones, probablemente tendrá mejores resultados académicos y, además, contará con una mejor preparación de cara a su incorporación al mundo laboral. La posibilidad de educar las emociones y el comportamiento humano quizás sea uno de los grandes descubrimientos de las últimas décadas. Gracias al desarrollo de programas, contrastados científicamente, tenemos la posibilidad de desarrollar las denominadas «habilidades para la vida». Se trata de competencias y destrezas del ámbito social, ético y emocional que mejoran y complementan las habilidades cognitivas e intelectuales de los individuos. En este sentido, problemas de absentismo escolar, bullying y el auto bullying al que a veces nos sometemos intrínsecamente, consumo de alcohol y drogas obligan a tomar nuevas estrategias didácticas para la consolidación de comunidades de aprendizaje y transferencia de conocimientos y experiencias educativas. Por ello, se hace fundamental desarrollar conocimientos que favorezcan la promoción y desarrollo de competencias y habilidades básicas para la vida. (Brackett et al., 2004; Bisquerra, Pérez-González y García, 2015).

Referencias bibliográficas

  • Brackett, M. A., Mayer, J. D., & Warner, R. M. (2004). Emotional intelligence and its relation to everyday behaviour. Personality and Individual differences, 36(6), 1387-1402.
  • Bisquerra, R., Pérez González, J. C., y García Navarro, E. (2015). Inteligencia emocional en educación. Madrid: Editorial Síntesis.

Cómo citar este artículo

AFOE Formacion (2020): Competencias emocionales: la mejor apuesta para momentos difíciles. Sevilla: AFOE Formacion. Recuperado de: https://www.afoe.org/apoyo/competencias-emocionales-para-momentos-dificiles/

Laura Molina García
Laura Molina García
Actualmente desarrolla en AFOE la coordinación y docencia de acciones formativas postgrado para de la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla) y Universidad Nebrija (Madrid). Docente en los planes de Formación Continua de la Diputación de Sevilla. Instructora acreditada en Mindfulness. Licenciada en Pedagogía, Máster universitario en Género e Igualdad, Máster universitario en Mindfulness, Experta universitaria en Educación Social y Experta universitaria en Tutoría y Enseñanza E-learning

Comparte el artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Navegación
Close

Mi Carrito

Close

Lista de deseos

Visto recientemente

Close

¡Bienvenid@!

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿Ya tienes una cuenta?

Close

Close

Categorías

Contacta con AFOE
Hola 👋
¿Necesitas ayuda o información? Escríbenos.

Recuerda que tenemos un grupo de whatsapp informativo para que estés al día en las últimas convocatorias de oposiciones y bolsas de trabajo públicas.
alt_text